Inicio     Calendario      Recursos      Contacto

Me gustaría darles las gracias a todos los que participaron por su participación activa, los diálogos, comentarios, y reflexiones durante nuestras convocatorias de primavera de 2017.  Los comentarios, la información y los resultados de estas conversaciones ya se han entregado a un Comité Directivo Diocesano de Discernimiento, que ayudará a guiarnos durante el resto de este proceso.  En nombre del Comite Directivo y nuestro personal diocesano, quiero agradecer el trabajo realizado por Kim Fletcher, quien facilitó la fase introductoria del proceso Discernir Nuestra Llamada Común. Sus habilidades y conocimiento nos ayudó a aprender mucho.  Armados con la información que surgió en las convocatorias de primavera, hemos decidido avanzar en una dirección nueva.  Actualmente estamos evaluando las opciones de liderazgo para la próxima fase del proceso.

Lo que aprendimos:

  • Los participantes tienen un profundo deseo de basar esta conversación en nuestra fe y en la vida de Jesucristo, practicando la oración y morando en la Palabra.
  • Los participantes vinieron a las reuniones de convocatoria con la esperanza de abordar preguntas más directas sobre el presupuesto. Muchas personas se decepcionaron cuando quedó claro que aquello no era nuestro propósito.  Nosotros, el personal diocesano, somos en parte responsables de este error de comunicación.
  • Los participantes expresaron su deseo de tener comunicaciones más frecuentes y más claras sobre el proceso.
  • Los participantes experimentaron un malestar significativo por no haber sido presentados con las metas y los objetivos específicos para las reuniones de convocatoria. Esto confirmó nuestro sentido de que es preciso continuar las practicas de:
    • dialogar entre nosotros sobre lo que realmente significa ser hoy en día una diócesis en la Iglesia Episcopal
    • explorar un conjunto de Cuestiones Vitales sobre nuestra interrelación y el compromiso del uno con el otro, y

discernir una llamada común como proceso necesario antes de que pueda
tener lugar cualquier conversación presupuestaria significativa.

  • Las congregaciones están preocupadas por el plazo de tiempo, sobre todo debido a las percepciones erróneas sobre lo que trataremos de lograr en la convención de octubre.
  • Los participantes expresaron su deseo de hablar con y oír directamente el Obispo.

Nuestra respuesta:

  • Se ha establecido Un Comité Directivo Diocesano de Discernimiento con el fin de coordinar el proceso, incluidas las próximas conversaciones congregacionales, los Foros de Obispo y los charrettes*.
  • Hemos preparado un conjunto de Cuestiones Vitales diseñado para ayudarnos a explorar constantemente nuestra interconexión e interdependencia, y a invitarnos a tener una comprensión más profunda de nuestra llamada común.
  • Hemos incluido estas Cuestiones Vitales aquí para que las utilicen como invitación a su congregación a reunirse y dialogar sobre ellas de la manera que El Espíritu Santo les mueve a hacerlo a lo largo del verano. Hemos programado foros para que nuestro Obispo se reúna con laicos y clérigos por separado, desde mediados de julio hasta finales de agosto, para continuar y profundizar el diálogo sobre las Cuestiones Vitales en un ambiente informal y relajado.  Un horario de fechas, horas y lugares (cuando se conocen) está disponible  y también está publicado en el calendario diocesano.  Actualizaciones sobre los lugares y recordatorios de las reuniones se enviarán y se publicarán durante todo el verano.
  • Exploraremos más a fondo las Cuestiones Vitales en grupos más grandes en los charrettes en septiembre en las regiones del noroeste, del noreste, del sudoeste y del sudeste que incluirán laicos y clero juntos.
  • Implementaremos un enfoque de comunicación multimedia utilizando Facebook, boletines digitales y boletines congregacionales, un sitio web dedicado, comunicaciones impresas y mensajes de video.
  • Le pedimos a cada congregación que identifique una persona de contacto para que trabaje con nosotros a fin de asegurar que las comunicaciones sobre el proceso de discernimiento se distribuyan eficazmente por toda la Diócesis.

La Convención Extraordinaria del 7 de octubre:

  • No considerará el presupuesto propuesto para el año 2018.
  • Considerará una resolución continua para mantener los niveles de gastos de 2017 hasta la conclusión de nuestra Convención Diocesana de marzo de 2018.
  • Recibirá, reflexionará sobre y discutirá las conclusiones y las recomendaciones del Comité Directivo, basándose en los resultados de las conversaciones congregacionales,  las reuniones con el Obispo y los charettes* relacionados con:
  • la convergencia alrededor de los valores fundamentales
  • el establecimiento de prioridades presupuestarias
  • Trasmitirá esta información al Comité de Finanzas y Presupuesto para que la incorpore en su proceso presupuestario ordinario mientras preparan el presupuesto de 2018 para nuestra consideración en nuestra Convención ordinaria en marzo.

Después del  7 de octubre

Basándose en los resultados de todo lo anterior y de la Convención Extraordinaria, se desarrollará un proceso para continuar las conversaciones y aplicar recomendaciones para:

  • explorar donde nos guía el Espíritu Santo mientras respondemos a la misión de Dios en la Diócesis de Nueva Jersey y en el mundo.
  • profundizar nuestra comprensión de nuestra llamada común, y
  • explorar donde encontramos sentido en nuestra interconexión e interdependencia.

Sus Siguientes Pasos:

  • Utilizar el folleto de las Cuestiones Vitales para fomentar conversaciones en grupos dentro de su congregación a lo largo del verano.
  • Identificar y enviarnos información de contacto de su(s) coordinador(es) de comunicaciones congregacionales para este proceso a DOCC@dioceseofnj.org.
  • Publicar y dar a conocer ampliamente y con frecuencia el calendario del Foro del Obispo (y actualizaciones de ubicación); fomentar la asistencia – todos los foros están abiertos a todo el mundo (por órdenes – laicos o clero).
  • Buscar, publicar y anunciar las comunicaciones futuras provenientes de nosotros; participar con nosotros en cualquier plataforma de medios sociales que podamos usar.
  • Publicar y dar a conocer ampliamente y con frecuencia el horario de los charrettes regionales, una vez disponsible; fomentar la asistencia – todos los charrettes están abiertos a todos – laicos y clero

Asegúrense de que sus delegados de Convención estén tan comprometidos en el proceso como sea posible – sugerimos que uno (o más) de ellos sea(n) su(s) coordinador(es) de comunicaciones durante este proceso si es posible.

 

Su Comité Directivo Diocesano de Discernimiento de Nuestra Llamada Común (DOCC)

 

** Las charrettes serán sesiones intensivas de planificación en las que el clero, los laicos, el liderazgo diocesano y otros colaboran en una visión para discernir nuestra llamada común, centrándose en los valores fundamentales y las prioridades presupuestarias resultantes. Proporcionarán foros de ideas y ofrecerán la ventaja única de dar una retroalimentación inmediata al Comité Directivo para prepararse para nuestra Convención Especial. Más importante aún, permiten a todos los que participan en una oportunidad ser un autor mutuo del plan.